Duele vivir

 
Necesito destruir
para dañar.
Quiero derrumbar;
conseguir desolación,
dolor,
frustración
para herir;
no demasiado para matar;
a nadie,
no a ellos,
solo a mí.
¿¡Por qué duele tanto vivir!?

Necesito destruir,
destruirme
para no herir a nadie más;
mitigar el dolor;
gritar a todos,
gritarle a Dios
lo mucho que me gustaría morir,
lo mucho que me gustaría no ser,
no estar,
no haber estado jamás.

Sentir el frío de este solitario lugar
sería suficiente;
no para mí.
Debo cortar,
sangrar;
sentir el dolor y no conformar;
sentir la adicción;
ver como si fuera otro
lágrimas caer,
desgarrando el alma
desde su origen en la tristeza
hasta más allá de donde pueda sobrevivir…

  
Morgan Le Sorcier. 09-09-08