Avión


El avión de los lindos colores
vuela de verdad y vino sin armar en un sobre.

Yo estaba muriendo por dentro;
quería estar contigo para vencerlo.

Me diste de comer en abundancia
y alimentaste también a mi alma con tu gracia.

Jugué contigo una carrera de autos;
perdí vergonzosamente pues soy novato.

El disco entró cincuenta veces al arco
y las pelotas de colores, otras cincuenta al aro.

Ahora tengo este avión que me diste,
que lleva mi mente lejos de la tierra triste.

Su color azul y su arcoíris me capturan;
hacen sonreír a mi alma; juego a que el cielo surcan.

Me siento como un niño de los que buscan
y hacen que los sueños más imposibles se cumplan.

Paso largos minutos sosteniendo su material liviano,
mirándolo por todos lados.

Mil veces a la libertad del aire lo he de lanzar;
mil veces va a despegar y aterrizar.

Cuando el entretenido juguete esté roto y gastado,
en la caja de las cosas importantes quedará guardado


y en mi corazón, la alegría; en mi mente, el recuerdo
de lo entretenido de haber sido… parte de su vuelo.

«A Nini Romeo»

Morgan Le Sorcier. 20-08-10