Te olvidaste de mí


Aún no logro entender
cómo todo ha confabulado
para traerme hasta aquí.
Siento que el canino que habíamos recorrido
se va perdiendo de a poco en la tristeza de mi corazón.

Algo mejor debería llegar algún día;
aun cuando he puesto todas mis esperanzas en ello,
bien sé que jamás ocurrirá
y en vez de dejarlo al olvido,
sigo anhelando aquello que nunca voy a alcanzar,
padeciendo cada desilusión.

En algún momento de tu inmensa eternidad, te has olvidado de mí
y no importa cuanto grite tras de ti;
jamás me notaras allí, en aquel frío lugar…

Sería mejor aceptar la realidad;
dejar que el débil susurro se extinga en el olvido,
de todas formas nadie lo notará.
Todas las palabras, todos los argumentos
pierden fuerza cuando siento que estás tan lejos.

Dejar toda mi existencia en la oscuridad,
seguir mutilando mi cuerpo,
matar a mi alma,
es lo que ahora quiero;
¡no puedes hacer nada!
porque de cualquier forma
tú… ya estás ausente de todo esto.

Morgan Le Sorcier. 12-06-08

Tierra bella y siniestra II – Mi delirio de agonía por ti


Tierra siniestra,
no te basta con mis lágrimas,
no te basta con mi dolor.
Ahora me mueves usando a la luna,
te apoderas también de mí.
Necesitas mi llanto,
necesitas que mi sangre corra hacia ti.

Sabías que el guardián jamás iba a llegar;
tú sabías todo lo que iba a pasar
y sabes que este metal afilado va a romper mi piel…

Me obligas a mentir;
cómo te gusta verme así.
La delicada piel,
la delicada creación de Dios, marcada;
obligada a sanar el dolor del alma
¿o es el alma lo que estoy sangrando?
Aún no entiendo si es tan grande el sacrificio;
¿te estoy entregando mi alma?

Explícame por qué siento tanto placer al sangrar…
¡Por qué me hiciste así?,
¿por qué me quitaste las ganas de vivir?,
¿por qué haces que a veces parezca que vale la pena?;
tú me quitas el aliento y las fuerzas…

  
 
  
 
Nando. 03-08-10