Yo nunca

  
Jamás podré descansar
de los recuerdos que me hacen llorar.
Soy quien debe estar cuando las cosas van mal
para verlas terminar.
Por eso, el cielo no me pertenece
ni la paz.

No seré, nunca llegaré ni lograré.
No importa cuánto lo intente;
no seré quien ilumine uno de tus días.
Yo no contaré esta historia antes de mi muerte;
no seré quien sobreviva.

Sé que me dormiré entre tus brazos
para despertar cautivo entre espinos.
Entonces, mis lágrimas regarán tu regazo
mientras mi alma se pierde en el olvido.

Mi voz no se escuchará;
no voy a gritar más.
Seré nadie en la inmensidad.
Seré nada de lo que necesitas,
nada de lo que esperabas.
Yo no seré quien te haga falta.

Mucho antes de inquirir tu mirar,
supe que no me podrías amar
y apenas comencé a sentir por ti,
que nunca sentirías lo mismo por mí.

No intentaré estar sobre lo que nos separa.
Ni soñaré con finales felices.
No volveré a desgarrar mi alma
tratando de evitar un desenlace triste.
  
Morgan Le Sorcier. 29-08-11

Dispara-me

 
Tropecé contigo,
no era el momento adecuado.
Sin quererlo, me volví tu enemigo;
deseé jamás haberte encontrado.

En el silencio espantoso, mi corazón late de prisa.
Mis manos frías me hacen sentir la adrenalina.
Aunque no lo quiera, mi respiración se agita.
A escapar de ti, a salvar mi vida.

Como si hubiera sido una cacería,
llevabas un arma cargada y la sed de venganza.
Entre sombras y despojos del tiempo me escondía
para no ser parte de tu matanza.

Por las calles mojadas de lluvia corría;
pensaba en el momento de mi captura.
En medio de la soledad nocturna, tus pasos oía;
eran como los golpes de una cruel tortura.

Estoy atrapado; se terminó mi fuga.
Ya no hay a donde más pueda ir.
Te tengo frente a mí mientras me apuntas.
El último ruego antes de morir…

No se suponía que sostuviera tu alma
ni que te llevaras mis pesadillas lejos.
No se suponía que me trajeras la calma
ni que mi vida durara tanto tiempo.

Solo pedí esto, el último acto de afecto.
La ironía y el desprecio dieron paso
a los segundos más largos desde el inicio del tiempo.
Y así, me llevé toda tu ira entre los brazos…
 
Morgan Le Sorcier. 29-08-11

Herir

  
No existe palabra alguna ni muestra de afecto
que borre los maltratos que marcaste con fuego.
No existe deseo embebido en tristeza de luna
que pueda parar el tiempo y devolver palabra alguna.

No hay firme costura ni nudo cerrado con suficiente furia
para mantener unidas las mil partes del quebranto de mi alma;
tampoco, observador fino, virtuoso en la excelente calma,
que pueda encontrar en ella la fuente de mi inagotable angustia.

No existe ahora nada de lo que creía,
solo el recuerdo punzante de tus agudas palabras,
solo un profundo lago de densas mentiras
que resulta útil para sumergirlas y así olvidarlas.

Todo va cayendo, se derrumba, se está pudriendo
y ya no estoy llorando, no puedo porque casi no siento.
Elegiste la ira, su fuego y su desatar violento…
Ya no intentes nada más; mejor quédate lejos.
 
Morgan Le Sorcier. 28-08-11

Adicto

 
Coleccionas sentimientos muertos, lágrimas y abandono:
Eres adicto a matarlos como mataron los tuyos.
Eres adicto a ver como derraman las lágrimas que derramaste.
Eres adicto a abandonar…

Lo lamento por ti como también lamenté una vez por mí.
 
Morgan Le Sorcier. 27-08-11

En la oscuridad de mi alma

 
En la oscuridad de mi alma me pierdo;
en la triste soledad espero.
El silencio y la somnolencia de la angustia anhelo.
Mis lágrimas hacen pesada la tierra al tocar el suelo
mientras en la triste oscuridad de mi alma muero...

  
Morgan Le Sorcier. 03-08-11