Dispara-me

 
Tropecé contigo,
no era el momento adecuado.
Sin quererlo, me volví tu enemigo;
deseé jamás haberte encontrado.

En el silencio espantoso, mi corazón late de prisa.
Mis manos frías me hacen sentir la adrenalina.
Aunque no lo quiera, mi respiración se agita.
A escapar de ti, a salvar mi vida.

Como si hubiera sido una cacería,
llevabas un arma cargada y la sed de venganza.
Entre sombras y despojos del tiempo me escondía
para no ser parte de tu matanza.

Por las calles mojadas de lluvia corría;
pensaba en el momento de mi captura.
En medio de la soledad nocturna, tus pasos oía;
eran como los golpes de una cruel tortura.

Estoy atrapado; se terminó mi fuga.
Ya no hay a donde más pueda ir.
Te tengo frente a mí mientras me apuntas.
El último ruego antes de morir…

No se suponía que sostuviera tu alma
ni que te llevaras mis pesadillas lejos.
No se suponía que me trajeras la calma
ni que mi vida durara tanto tiempo.

Solo pedí esto, el último acto de afecto.
La ironía y el desprecio dieron paso
a los segundos más largos desde el inicio del tiempo.
Y así, me llevé toda tu ira entre los brazos…
 
Morgan Le Sorcier. 29-08-11

2 comentarios:

  1. Te escribí un comentario largo.. parece que no aparece :( bueno, solo te escribí que tus poemas son preciosos
    Me siento identificada con tus palabras... A veces la gente hiere... a veces son personas de las cuales jamás nos esperaríamos una traición o desprecio....
    Solo queda pararse y seguir caminando....
    o morir en el intento.....

    Gracias por compartir tus preciosas poesías...

    Mariana.

    ResponderEliminar