Herir

  
No existe palabra alguna ni muestra de afecto
que borre los maltratos que marcaste con fuego.
No existe deseo embebido en tristeza de luna
que pueda parar el tiempo y devolver palabra alguna.

No hay firme costura ni nudo cerrado con suficiente furia
para mantener unidas las mil partes del quebranto de mi alma;
tampoco, observador fino, virtuoso en la excelente calma,
que pueda encontrar en ella la fuente de mi inagotable angustia.

No existe ahora nada de lo que creía,
solo el recuerdo punzante de tus agudas palabras,
solo un profundo lago de densas mentiras
que resulta útil para sumergirlas y así olvidarlas.

Todo va cayendo, se derrumba, se está pudriendo
y ya no estoy llorando, no puedo porque casi no siento.
Elegiste la ira, su fuego y su desatar violento…
Ya no intentes nada más; mejor quédate lejos.
 
Morgan Le Sorcier. 28-08-11

1 comentario: